No puedes esconderte. Ya te ha visto...

No podrás escapar a su mirada

El cliente más extraño que he tenido. Me pidió en pesadillas que le abriese una puerta a nuestro mundo… No me responsabilizo de los ruidos siniestros que puedas escuchar esta noche… Tú le has dejado entrar…

Esta web se creó una noche de tormenta, a la luz de 2 velas negras, con una buena dosis de Photoshop, HTML, 3 dientes de murciélago, 5 g de CSS, 250 ml de sangre de rata y varías líneas de Javascript.

Para más webs (y menos terroríficas), visita: